Concello de Pantón
El municipio de los 3 ríos

Arribeirados te mostrará el municipio en el que tenemos nuestro lugar de residencia: Pantón, en el que podremos disfrutar de los tres ríos que conforman la Ribeira Sacra, de sus paisajes, de su románico y de su gastronomía.

El municipio de Pantón, Lugo, con sus 146km2 y 26 parroquias, pertenece a la comarca de la Terra de Lemos y forma parte de la Ribeira Sacra.

¿Dónde se encuentra Pantón?

Los límites geográficos de Pantón vienen determinados por los ríos Miño, Cabe y Sil los cuales hacen de Pantón, la “Mesopotamia galega

El río Miño delimita el municipio de Pantón de los municipios de Chantada y Carballedo.

El río Cabe delimita el municipio de Pantón del municipio de Sober y nos ofrece una zona de baño en Areas

El río Sil delimita el municipio de Pantón del de Nogueira de Ramuín y separa la provincia de Lugo de la de Ourense

Hasta los años 90 podemos decir que este municipio era muy próspero gracias al comercio, en especial el cárnico, ya que este sector estaba focalizado en la calle principal de Ferreira de Pantón, por donde transitaba la antigua nacional 120. Con la creación de actual autovía, Pantón perdió mucho negocio y, por ende, poder adquisitivo.

En el año 2020 contaba con una población total de casi 2.500 habitantes, frente a los 5.500 del año 1990. En la actualidad se habla de “población envejecida” ya que el 45% de personas son mayores de 65 años.

Ferreira de Pantón, capital del ayuntamiento, está estratégicamente situada en una tranquila zona a 35km de la ciudad de Ourense, a 80km de Lugo capital, a 135km del aeropuerto de Vigo y a 125 del aeropuerto de Santiago de Compostela.

¿Qué hacer en Pantón?

En Pantón podemos realizar varias actividades: disfrutar de sus tres ríos, visitar el románico de la zona, realizar rutas de senderismo, degustar sus vinos en las bodegas de la zona, ir de miradores, descubrir alguna de las aldeas más bonitas de la Ribeira Sacra, conocer sus propias tradiciones como son el juego de los birlos o el entroido del río Cabe (el carnaval) y todo ello sin salir del municipio.

¿Nos calzamos nuestras botas de andar y nos ponemos un poco de ropa cómoda y nos vamos de ruta?

Rutas de senderismo que se pueden hacer en Concello de Pantón

El Camino de Invierno, en la etapa que une Monforte de Lemos con Chantada, atraviesa parte del ayuntamiento de Pantón, hablamos del tramo que va desde O Reguengo hasta Galegos, un recorrido de unos 8km. 

En este tramo recomendamos pararnos a contemplar el Pazo de O Reguengo y acercarnos a la Iglesia de Santiago de Castillón, de origen románico, y con su torre exenta

Esta ruta lineal, de 4,5km. de dificultad media-baja, es una de las más conocidas de toda la Ribeira Sacra por su espectacular final. La senda nos llevará por un exuberante bosque autóctono hasta a una impresionante cascada y, en el caso de que realicemos la ruta completa, llegaremos a los restos de un castro desde el que podremos contemplar el Miño y Chouzán.

Después de esta bonita ruta os recomendamos visitar el pueblo de Marce, otrora uno de los más ricos del municipio, en el que encontraremos los restos de una torre que perteneció al Conde de Lemos y la Torre del Reloj, construcción financiada por aquellos emigrantes de Marce que tuvieron que irse a Suramérica en el S. XX.

En esta ruta lineal de 4km. de dificultad baja, podremos disfrutar de unas preciosas vistas del río Sil y de una abundante vegetación, fruto del microclima mediterráneo. Durante todo el trayecto nos acompañará el sonido del Sil en su viaje hacia el embalse de San Pedro.

Iniciamos nuestra ruta en Cibrisqueiros (Pombeiro), un poco más adelante, al volver la vista atrás contemplaremos una bellísima estampa de la iglesia románica de San Vicente de Pombeiro. 

Tras una pequeña, pero dura, subida nos encontramos a mano derecha con unas tumbas antropomorfas, las Tumbas do Preguntorio.

En algunos tramos tenemos que atravesar pequeños regatos y superar algún que otro árbol caído en el camino.

Comenzamos el descenso entre rocas graníticas, posiblemente restos de un glaciar. Algunas de las rocas perpendiculares que nos encontramos en el camino son utilizadas para la escalada, tal y como lo demuestran los anclajes que descubrimos en ellas.

Atravesaremos un pequeño poblado completamente abandonado Penabeada, el nombre hace referencia a una peña, “pena”, con forma de venada, “veada”, cierva. La maleza y los árboles impiden ver algunas de las construcciones.

En este descenso disfrutaremos de las vistas que tenemos de Santo Estevo de Ribas de Sil que, desde la lejanía, lo contempla todo.

A poco de finalizar nuestra ruta nos sale al paso una pequeña capilla, la cual parece estar en uso por lo cuidada y lo limpia de maleza e hierbas que está. 

Nuestro recorrido termina en San Cosmede, población con numerosas casas en verdadero estado de abandono, de hecho una de ellas, tiene partes de su voladizo a punto de caer y como hay que pasar debajo…pues eso, con cuidado.

En esta ruta circular de menos de 4km. de dificultad baja, podremos disfrutar de frondosos bosques y de unas bellas vistas del Cañón del río Cabe, así como de las tierras de Sober.

A pocos metros de nuestro inicio se encuentra la fuente de Augas Férreas, aguas ferruginosas, harán mucho bien, pero ¡qué mal sabían!

Seguimos nuestro recorrido y bajando nos encontramos con dos opciones: seguir el camino y llegar hasta Pacios, o bien cruzar un pequeño puente e ir hasta Cal, tanto Pacios como Cal pertenecen a Espasantes. En cualquiera de las opciones el camino nos vuelve a traer a nuestro punto de partida. 

Esta ruta fue hace años acondicionada por un Taller de empleo, creando puentes de madera que salvan algunos obstáculos como un riachuelo.

¿Qué os parece si nos vamos de miradores?

Pantón nos ofrece dos preciosos miradores a los que podemos acceder bien en vehículo, bien realizando una ruta de 11 o de 8,5km. Ambos miradores se encuentran sobre enormes bloques graníticos, restos de un glacial el cual dio formas caprichosas a las formaciones rocosas, ¿a ver que parecidos encontramos?

Esta zona es conocida por ser tierra de “mouros” y tesoros escondidos, nosotros aun no encontramos ninguno, pero sí algún que otro corzo nos tiene salido al paso.