ASÍ ES EL ENTROIDO RIBEIRAO EN CHANTADA (RIBEIRA SACRA)

Peliqueiros, puchos, diversión, color, gastronomía y tradición son los protagonistas de este singular carnaval gallego, conocido popularmente como Entroido Ribeirao.

Te contamos qué lo hace tan especial.

Entroido Ribeirao: un poco de historia

El carnaval en Galicia destaca por su singularidad y más aún si hablamos del que se celebra en la Ribeira Sacra, a orillas del río Miño. Precisamente es en el Ayuntamiento de Chantada donde el Entroido Ribeirao brilla con más fuerza.

Esta fiesta se celebraba en municipios como San Pedro de Líncora, Camporramiro y Ferreira de Pantón. De hecho, existía una apasionada rivalidad entre poblaciones vecinas, con vistas a organizar el mejor carnaval posible. Tras la Guerra Civil, no obstante, se prohibieron este tipo de celebraciones.

Durante la década de los 90 algunos municipios de la Ribeira Sacra (como Vilaúxe y Nogueira do Miño), decidieron recuperar esta colorida festividad, si bien la acabaron abandonando. De todos ellos ya solo queda Santiago Darriba como testigo del genuino Entroido Ribeirao.

Actualmente el Entroido Ribeirao es uno de los más importantes dentro de los carnavales gallegos, ya que ha sabido conservar intacta su riqueza etnográfica. De hecho, pudimos ver a sus personajes en el documental The Music of Strangers, que narra la historia del popular grupo musical Silk Road Ensemble.

Entroido Ribeirao Chantada, Fiestas de Galicia

Cómo transcurre el Entroido Ribeirao

– Domingo lambedeiro (o de septuagésima)

El Entroido calienta motores con tres rituales previos a su celebración, siendo el más popular de ellos la batalla de harina del ourensano fareleiro (en la comarca de A Limia). Esta fiesta evoca la antigua tradición de la entrega del salvado por parte de los hombres a las mujeres a las que querían cortejar. Hoy en día es una batalla entre dos bandos en la que el arma es la harina, de la que todos los presentes acaban cubiertos.

En Chantada, la fiesta comienza por todo lo alto con un concurrido pasacalles, que arranca desde la céntrica plaza de Santa Ana. Multitud de personas disfrazadas como animales llenan las calles, representando con ello el fin de la hibernación.

A este desfile están invitados otros Entroidos de diferentes lugares:

Felos e madamas de Esgos

Galos da Mezquita

Entroido de Samede

Perriñas de Ribadetea

Peliqueiros e Parrafóns de Campobecerros

Troteiros de Bande

Fulións Rurais de Viana do Bolo

…Y la siempre esperada y temida figura del Oso de Salcedo

Oso de Salcedo do Entroido Ribeirao

– Domingo corredoiro (o de sexagésima)

El domingo corredoiro es el momento en el que los típicos volantes y peliqueiros inundan las calles con su alegría y desparpajo. Los juegos y obras de teatro, llamadas “oficios” no dejan ni un minuto al aburrimiento.

Los “oficios” son pequeñas representaciones teatralizadas de carácter satírico que representan temas de actualidad o de la vida cotidiana, y son representados por personajes mudos llamados “mecos”.

– Domingo de entroido (o de quincuagésima)

Los puestos de venta de pulpo flanquean las calles por las cuales circulan sus personajes procedentes de las poblaciones vecinas (Viana do Bolo, Campobecerros, Bande, Fradelos…).

Uno de los visitantes más especiales, “temidos” y esperados es el oso de Salcedo de Brollón, que tiñe de negro a los desprevenidos viandantes que se atrevan a cruzarse en su camino.

– Martes de entroido

El último día del Entroido Ribeirao termina con la ceremonia de despedida: el choro do pucho. Las comparsas acompañan a los volantes y la fiesta termina con una deliciosa merienda popular que incluye “torriscos” o “torresmos” (chicharrones), chorizos y castañas. Y es que la gastronomía debe estar presente en todas las fiestas de Galicia.

Los personajes que llenan el Entroido Ribeirao de color y diversión

No podemos imaginarnos el Entroido Ribeirao de Chantada sin sus coloridos personajes, encargados de contagiar su frenética alegría a todos los que deciden asistir a los numerosos actos que componen una de las fiestas de Galicia más peculiares.

– Los volantes: el alma del Entroido Ribeirao

Los volantes (equivalentes a los antiguos señores feudales). Son fáciles de reconocer por sus llamativos ropajes. Llevan una máscara hecha con hojas de periódicos, o van con el rostro tiznado. Los volantes cubren sus hombros con coloridos pañuelos (llamados portugueses) y portan un cinto de cuero con 24 campanillas. Además, los gigantescos sombreros (puchos) que coronan sus cabezas los hacen inconfundibles.

Los puchos son uno de los elementos más típicos del Entroido Chantada. La forma de estos gorros evoca al camarín de la Virgen. Portarlos sobre la cabeza no es tarea fácil, ya que pesan alrededor de 15 kg. Están ricamente ornamentados con cintas (colonias) e, incluso flores o muñecas.

El pucho es el símbolo de la fertilidad y pasea por las huertas despertando a la tierra del letargo del frío invierno.

– Los Maragatos

Son seres ancestrales cubiertos con pieles y cornamentas de animales. Su misión es proteger a los Volantes para lo que pueden llegar a usar el látigo.

– Los peliqueiros

A diferencia de los vistosos volantes, los peliqueiros se caracterizan por sus ropajes viejos y pobres. Ataviados con una pelliza, generalmente ocultan su cara con una careta de piel y llevan a la espalda una campana de las que usan los bueyes.

Su misión es abrir paso a la comitiva de volantes pegando latigazos con una correa de cuero. Antiguamente, eran acompañados por los mecos y los maragatos, si bien hoy en día estas figuras han sido absorbidas por los peliqueiros, ya que cumplen su misma función: proteger el camino de su señor.  

  

Todo el espectáculo transcurre acompañado por la música de tambores, gaitas y las campanillas que portan los distintos personajes del Entroido Ribeirao.

El Entroido Ribeirao es un buen ejemplo de la singularidad inigualable de la Ribera Sacra. Una riqueza cultural que le ha valido su calificación de BIC (Bien de Interés Cultural). ¡No dejes de venir a conocer una de las más vibrantes fiestas de Galicia!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *