MITOLOGÍA GALLEGA

Historias de leyenda

UNA HISTORIA DE AMOR Y CELOS

Hoy vamos a empaparnos un poco de la rica mitología gallega con una historia que os sorprenderá.

Júpiter, hijo de Saturno y de Ops, hermano de Neptuno y de Plutón era el dios romano padre de todos, tanto de dioses como de humanos, sus dominios estaban en los cielos y estaba casado con su hermana gemela Juno.

Sin embargo, pese a este enlace, las malas lenguas cuentan que Júpiter era un tanto “enamoradizo”, y mantuvo varias relaciones tanto con diosas como con humanos.

origen mitológico Cañones del Sil


¿Queréis conocer algunas de ellas? Ahí van:

– Junto a Démeter, diosa de la fertilidad, agricultura y de la tierra, tuvo a Perséfone.

– Al bello joven Ganímedes lo raptó convirtiéndose en águila, llevándoselo al Olimpo.

– A Europa la cual sedujo convirtiéndose en ternera, y de su historia de amor nacieron Minos, Sarpedón y Radamantis.

– Con Alcmena tuvo al famoso Hércules.

– A Ío la poseyó amparándose en la niebla y nació Épafo.

Mitos y leyendas Galicia


Juno, la esposa de Júpiter, diosa de la maternidad y de los compromisos (ni más ni menos), era sumamente celosa de los amoríos de Júpiter, y sus gritos enfurecidos estremecían el Empíreo. Juno fue siempre muy rencorosa con las favoritas y amantes de su esposo, y de estos celos surge nuestra historia:

Cuentan las leyendas de la mitología gallega que un día Júpiter contempló a la bella Galicia y se prendó de ella. Se encontraba pensando la manera de hacerla suya cuando Juno, que paseaba cerca, descubrió los nuevos intereses de Júpiter. Juno, rabiosa ante tal belleza, quiso destruirla y provocó en Galicia una herida tan profunda que formó unos profundos cañones. El enamorado Júpiter, ante esta acción, decidió cubrir esta cicatriz con las aguas de un hermoso río, el río Sil, y castigar a su celosa esposa a vagar eternamente por la tierra que había intentado destruir…

De todos es sabido que Júpiter perdonó a su esposa Juno y que desde el Olimpo contempla la tierra que no pudo poseer y la que gracias a Juno y a sus celos, posee uno de los más maravillosos paisajes que se pueden contemplar y disfrutar: los Cañones del Sil.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *